Sin literatura

Me pongo del lado de los hacedores.
Me alío con quien confía en sí mismo y es por ello admirablemente generoso.
Me rindo ante la persona de acción que desdeña el enredo del verbo.
Adoro al que no confunde regalo por préstamo.
Creo en quien ofrece su mano sin precios, ni intereses.
Me entristece…
quien amaga su impotencia con gesto arrogante,
quien se aúpa en los zancos del recelo para semejar más alto,
quien se instala en la envidia amarilla impostando frío desaire.
Un gesto antes que mil palabras.
Un “ya voy” antes que un “digo”.
Firme voluntad antes que tramposa cháchara.
A la acción se pasa sin literatura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s