¡Bravo, ETNOESCENA!

Con los músculos agotados, la garganta seca por falta de aliento; pero, con la felicidad de corroborar que ha nacido ETNOESCENA aprovechamos la pequeña tregua que nos da un día de fiesta para lanzar unas valoraciones necesarias como el agua de mayo.
Queremos encabezar, muy premeditadamente, esta carta destacando la magnífica aportación de los artistas participantes, la enorme calidad de todas las propuestas, el colorido abanico de espectáculos; ecléctico en cuanto a sugerencias y, a la vez, común en cuanto a ofrecimiento intercultural. Sin los artistas nada hubiera sido posible y si, ahora, Etnoescena ya suena es debido a ellos, a su esfuerzo, a su talento, a su solidaridad y a su confianza en el proyecto; a pesar, de las evidentes deficiencias técnicas y económicas… por encima de todo han demostrado una profunda profesionalidad y han sacado a relucir la materia de la que están hechos los artistas… una mezcla de sacrificio, coraje y deseo. Por eso, Carro de Baco, para recordarlo en la memoria, graba en el emblema de Etnoescena todos los nombres de los artistas que hicieron posible la comunión escénica: Cumaes, Berna Jazz, Encuentros, Dulce Duca, Roser Ferrer-Morató, Efrem García i Salinas, Ponten Pie, Romaní Chavé, Ricard Alonso, Escena Miriñaque, Des Garbo, Luis de Arquer, Miguel Molina, Electronikboy i Electroputas. Si demostraron estar a las duras, con todas las adversidades, cuando lleguen las maduras las puertas estarán abiertas de par en par para ellos.

Una dedicatoria muy especial la dirigimos a nuestros fantásticos alumnos, el futuro de las artes escénicas colomenses, que fueron el motor del festival. Siempre allí: como público o como artistas, disfrutando y haciendo disfrutar. Con vosotros la ciudad ya tiene una deuda; porque, habéis llegado más lejos con vuestros actos que las mil palabras que se puedan espetar en decenas de discursos. Vosotros, junto a las centenares de personas que se movieron cada día por el Sagarra, habéis hecho cultura, no desde los despachos, si no, desde el epicentro mismo, agitados por la curiosidad, la ilusión y las ganas de descubrir que Santa Coloma puede ofrecer una imagen positiva y constructiva, muy diferente a lo que todavía revuela en la mente de todos: explosiones de gas, paro, pobreza y robos Pretorianos. De nuevo un aplauso a los alumnos de la escuela de teatro de Carro de Baco y a los nuevos alumnos con discapacidad intelectual de Superarte que, por cierto, hicieron su primera actuación en público.
Otro capítulo a parte es la escasez de medios técnicos que aportó el Teatro Sagarra, no sabemos por qué, y que, a pesar de ser un equipamiento de lujo, no tiene la cantidad adecuada de personal poniendo en serio peligro los actos culturales de la ciudad ¿Cómo se puede conducir un teatro, con dos salas, si no se cumplen ni los servicios mínimos? ¿Qué puede hacer un solo técnico en un festival intensivo de una semana que llega a consumir hasta dieciocho horas al día? Es para reflexionar y ser muy críticos con esta situación; porque, el teatro parece un barco a la deriva y nadie hace nada por rescatarlo ¡Santo cielo, que alguien haga algo, ya!
Por último, un tirón de orejas a la indiferencia Municipal que ni vino al evento, ni se interesó antes, durante y después de su celebración. Queremos que sepan que la cultura no sólo es la que ellos deciden o la que les proporciona una buena foto para confundir al personal y lanzar ideas engañosas de cuanto aman al pueblo. Etnoescena no es idea de ellos, ni tiene color político; pero, arrastra a gente, promueve la interculturalidad y genera marca; por tanto, es un bien común al que los responsables municipales deberían mostrar afecto; el desdén o la desidia es impropio de los que dicen velar por el bien de la ciudad. Les recordamos que Etnoescena es a coste cero, Carro de Baco se ha encargado de diseñar un festival capaz de campear la crisis a través del patrocinio privado y con el apoyo y la confianza de las compañías participantes ¿Un festival que ha movido quince espectáculos de varios países, de todas las disciplinas, centenares de espectadores y a coste cero, no merece un signo de agradecimiento desde arriba? Quizá, el mejor agradecimiento sería que cuando hubieran medios económicos, Etnoescena, que fue sensible en la época de vacas flacas, pudiera disponer de más recursos; aunque, todavía estamos esperando contestación al correo electrónico de invitación personal que enviamos a la alcaldesa… quizá no lo leyó o quizá no le motivaba lo suficiente la propuesta… no podemos saberlo; porque, de momento sólo hay silencio y vacío. Agradecemos, eso sí, a la Regidora de Cultura por su asistencia al espectáculo de Clausura, con Miguel Molina, aunque, más parecía un gesto aislado y puntual motivado por su amor a la poesía que un acto de apoyo consistorial a este evento intercultural; no obstante, le agradecemos su gesto.
Dicho esto volvemos a la nota positiva del inicio de esta misiva reiterando nuestras felicitaciones a los magníficos artistas que poblaron el festival, a los alumnos de Carro de Baco, al público asistente, al personal (aunque mínimo) del teatro Sagarra, al Poto por su aportación en el bar y en las fiestas de la noche y lanzamos al aire un grito de optimismo ¡Bravo, Etnoescena! ¡Adelante Etnoescena!

La Vanguardia
Ajuntament de Santa Coloma de Gramenet
Tot Gramenet
La pistola de Einstein
Santakomola
20minutos
Noticias.com
Area Badalona

Anuncios

3 comentarios en “¡Bravo, ETNOESCENA!

  1. He de decir que el escrito me parece profundamente desafortunado. Asistí a cuatro de las representaciones que se hicieron en el teatro y me parecieron muy buenas, pero la cantidad de público no acompañó. Se hizo buena difusión pero a mi parecer había demasiada oferta, imposible de digerir, y la falta de público puede obedecer a la calidad de la programación.

    Por otro lado, sigo como aficionado la trayectoria de Carro de Baco desde hace muchos años, desde su experiencia con el teatro integrativo hasta nuestros días. No entiendo la crítica al Ayuntamiento, de verdad. En el vídeo, el Sr. Germán dice que La Caixa ha puesto un “pellizco” de dinero y que el Ayuntamiento ha ofrecido las instalaciones y el técnico de forma gratuita. Las compañías van a porcentage de taquilla y el resto para la Carro de Baco. Tratándose de una compañía de teatro privada, me parece que estáis muy bien tratados, al menos en comparación con otros grupos de teatro de otras ciudades.

    No me gusta el tono utilizado, que podría resumirse en “la cultura somos nosotros”. Lo siento pero no es verdad. La realidad cultural de Santa Coloma es muy amplia, diversa y activa aún en los tiempos que corren. Después de seguiros muchos años, desde el Ayuntamiento y también desde otras entidades el apoyo a vuestro colectivo ha sido claro, constante y nos ha costado a todos los contribuyentes un dinero (bien invertido, no lo niego), pero me parece muy desagradable y poco agradecido criticar a las pocas instituciones que, con la que está cayendo, echan una mano en que Etnoescena sea una realidad. Todas las compañías privadas deben saber financiar sus espectáculos, más aún cuando hay que pagar 10€ en taquilla. Es difícil, lo sé, pero nadie dijo que este sería un camino de rosas. Por otro lado, las referencias a la alcaldesa o a la concejal me parecen accesorias, propias de una pataleta. Su presencia ni contribuye ni desmerece una buena obra de teatro, aunque sigo considerando que la opción de ceder el teatro ha sido del todo acertada y suficiente.

    Por todo lo demás, felicidades y espero que sigáis trabajando para que como espectador pueda seguir disfrutando de vuestros montajes.

    • Javier, te contradices en tu reflexión ¿Si las actuaciones que viste fueron muy buenas como puede ser que la falta de público obedeciera a la calidad de la programación? Si todo lo que viste te gustó deberías llegar a la conclusión de que esa era la tónica del festival…

      • Perdona… no había visto que el post era más largo…
        Gracias por seguir nuestra trayectoria, lo de señor no sé si tomármelo como un cumplido o si ya tengo que empezar a utilizar antiarrugas… en todo caso yo te llamaré Javier, creo que así evitaré el rentintín.
        El festival en estos momentos tiene un déficit de unos 3000 € que Carro de Baco ha puesto, de sus arcas, en el fondo de Etnoescena para que una iniciativa de impacto social y cultural no se abortase como otras tantas. Carro de Baco, por tanto, ha funcionado, además de muchas otras cosas, como PATROCINADOR de Etnoescena… sabía que no eras consciente, Javier, por eso te lo digo. El Ayuntamiento ofrece de forma gratuita; porque, sería obsceno que a una compañía colomense, formada por colomenses, que trabaja en Santa Coloma, lleva el nombre de Santa Coloma allí dónde va y que paga sus impuestos para tener, entre otras cosas, un teatro mejor, habiendo ofrecido un proyecto de calado, se les haga pagar alquileres… sería como tirarse piedras al propio tejado ¿No crees? Tú lo has dicho… un técnico solo ¿Te parece que son condiciones? Se pidió otro técnico; pero se negó, poniendo en riesgo el evento y obligando a trabajar en condiciones precarias ¿Dime si eso no tiene responsabilidades? Cada compañía tenía su técnico, pero, no podía tocar ni un solo botón hasta que no hubiera un responsable autorizado… ¿Si tienes un coche y no le van los frenos, lo dejarías a alguien? En este caso cuando vimos que los frenos no iban ya estábamos dentro y tuvimos que frenar con los talones.
        Las compañías van a porcentaje de taquilla; pero, el resto no va para Carro de Baco, no te confundas, Etnoescena no es una excusa para hacer dinero, creo que el ladrón piensa que todo el mundo es de su condición, Etnoescena es un proyecto en el que Carro de Baco cree y ha depositado su ilusión para hacer de ello un signo de distinción compartido con la ciudad y su gente. Lo privado no está reñido con el bien común, lo privado no siempre tiene un afán de lucro, es más, lo privado, y en este caso es así, viene a cubrir aquello que lo público no es capaz de hacer por escasez de medios, de ideas, de conocimientos, de ganas o de lo que sea.
        Javier, ¿Dónde lees tú que la cultura “somos nosotros”? ¿No te das cuenta que no está en ningún lado? ¿O es lo que tu punto de vista te hace interpretar? No nos consideramos el ombligo del mundo, los que nos conocen lo saben; así que, no confundas al personal, ni intentes enfrentarnos al resto de la cultura de la ciudad con los que, muchas veces compartimos y respetamos y siempre animamos a que no paren en su lucha para construir desde la creatividad… de hecho, en Etnoescena, había diversas entidades, y personas, diferentes a Carro de Baco, implicadas en la cultura de la ciudad.
        Es tan demagógico decir que los contribuyentes pagan a Carro de Baco que creo que cuando lo escribiste no lo pensaste demasiado… te reto a que hagas pública la subvención que recibimos de l’Ajuntament y luego a que saques conclusiones… admitimos disculpas, si crees que son necesarias. Carro de Baco, puede comer, gracias a Dios, a la aportación privada de los 200 alumnos de su escuela… todo tu intento de confundir y hacer creer que somos lo que somos gracias a las aportaciones de l’Ajuntament no es nada fino y además no hace honor a la verdad.
        ¿No viene nadie del consistorio y lo llamas pataleta? ¿Te parece correcto? ¿Tanto te ciegan los colores que no lo ves? Durante Etnoescena era un “vox populi” no lo decía Carro de Baco, lo decían TODOS… ¿Dónde están? ¿Por qué no dicen nada? ¿A qué se debe esta indiferencia? La calidad de los artistas es la misma con o sin representación Municipal, en efecto, nuestro trabajo se hizo y se hizo bien; pero, dar la espalda a una manifestación cultural de tu ciudad, siendo representante de la misma, perdona pero, no entra en la cabeza de nadie…
        Queremos lo mejor para Etnoescena y quedarse callados ante una evidencia nos desautoriza como “alma mater” de este proyecto ante los muchos que echaron de menos un representación institucional.
        Sólo nos queda hacer borrón y cuenta nueva y quedarnos con la parte positiva del festival que es mucha y mirar adelante para construir una segunda edición con más complicidad y sin complejos.
        El progreso se construye desde la crítica y es de sabios saberla encajar, por eso, aunque parezca dura por sorpresiva, que no por cierta, hay que aceptarla, porque, no nace de la nada, ni de un capricho, ni de la malicia, ni del cinismo… nace de las sensaciones colectivas y de las ganas de hacerlo mejor la próxima vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s