La escupidera

A la lengua de la mentira por plagarlo todo de humo.
A la uña del traidor que se divierte arañando el afecto.
Al corazón del avaro por cerrar la puerta a la felicidad.
Al buche del mezquino por pasar hambre con la nevera llena.
Al opulento pecho del arrogante por estar inflado de duda.
Al pie de la envidia que patea lo que admira.
A la mano del manipulador que viste de cordero al lobo.
Órganos activados por las teclas del impulso
y amplificados por los tubos de la infelicidad;
os agradezco vuestra torpeza por dejar tanto rastro.
Sois la fuente de inspiración de la ironía;
sois ridículos y trágicamente humanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s